Youtube Twitter Pinterest Facebook Google + LinkedIn

 

Bienvenido a Montenegro Agencia

¿La marca de tu empresa necesita un cambio, pero no estás seguro de tomar una decisión al respecto?

¿El mundo entero te dice que es momento de darle un nuevo aire a la imagen gráfica de tu empresa, tú mismo lo has pensado, pero la inseguridad te gana e ignoras la situación con frecuencia?

Así le sucedió a nuestro cliente Leoncio Bravo, quien inició el proceso de marca con Montenegro Agencia sin estar seguro de qué quería hacer, pues deseaba renovarla sin perder el posicionamiento que ya había conseguido. Tomó una importante decisión: pidió apoyo de su equipo de trabajo y nos entregó su marca para hallar la mejor solución.
 
Iniciamos indagando qué tanto conocían la marca en el mercado y cuánto se sentían identificados con ella su equipo de trabajo. Con la ayuda de encuestas internas y externas se determinó que Leoncio bravo Locución y Animación era una empresa seria y comprometida pero su marca no lo reflejaba.

Muchos dijeron que parecía que la empresa solo ofrecía servicios de locución y animación; creían que ‘Leoncio Bravo’ era la marca de un locutor y no de una empresa de diseño de eventos.
En conclusión, la imagen que las personas tenían de la marca no era consecuente con la identidad de la empresa. Debíamos intervenir.

¿Cómo lo solucionamos?

Con esta importante información, los equipos de diseño y comunicaciones estratégicas de Montenegro Agencia nos para analizar los resultados y plantear una estrategia para renovar la marca sin afectar el arraigo al nombre que ya existía.

Al inicio se decidió trabajar con el mismo nombre de ‘Leoncio Bravo’ y eliminar el apellido “Locución y animación”, ya que esto sesgaba su actividad a servicios muy específicos y la empresa ya había replanteado su portafolio de servicios. Ellos mismos confirmaron que la marca ya no representaba de forma clara los valores y objetivos de la empresa.

Sin embargo sabíamos que esta empresa estaba en una etapa de crecimiento y expansión importante, por lo que replanteamos dejar el nombre completo de su fundador para poder darle una identidad independiente y única.

Después de horas enteras de trabajo propusimos un cambio de nombre y un eslogan que soportara el nuevo concepto:

Nombre
Decidimos usar la palabra “bravo” ya que tiene varios significados positivos: primero, es una expresión de ovación, recompensa por entregar una experiencia satisfactoria; a su vez es el apellido del fundador y parte del nombre anterior, por lo tanto conserva el posicionamiento alcanzado.

Como resultado, el nombre ya no estaría sesgado a una persona o a un solo servicio, es un nombre global. Para apoyar el cambio de nombre agregamos un eslogan que justifica la finalidad de la empresa: entregar experiencias de bienestar.

Conceptos y valores intangibles

Al globalizar el nombre debíamos llenarlo con todo lo que diferenciaba a Leoncio Bravo de otras empresas de entretenimiento; las palabras ‘unión’ y ‘humanidad” se convirtieron en los pilares de Bravo!: personas trabajando y viviendo experiencias juntas. Bravo! ofrece experiencias de bienestar, formación y acompañamiento de personas y empresas. Es humana, cálida y cercana.

  • Elementos de identificación

Círculos: figura orgánica que representa unidad y unión. Se decide crear un grupo de círculos reunidos de distintos tamaños que simboliza personas distintas reunidas con un mismo objetivo.

Colores:

Azul como anclaje se mantiene el color azul de la marca anterior que sigue representando la seguridad y confianza.

Naranja agrega calidez y energía, representa a las personas que trabajan y viven experiencias juntas.

       

Resultado final

La propuesta completa representa el grupo de personas trabajando y viviendo experiencias que se reúnen en el centro de la marca; se elige la letra “a” porque es la que tiene el acento y allí las personas no se dispersan, se unen en el centro.

 

Planteamos el eslogan ‘Mejores experiencias’ porque abarca la finalidad de los servicios de Bravo!: ofrecer asesoría, diseño y acompañamiento de experiencias de bienestar. A su vez, refuerza el concepto de reunir personas con un mismo objetivo: obtener mejores experiencias.

¿Qué te pareció este cambio? Con este ejemplo queda demostrado que a veces es mejor arriesgarse y crear estrategias nuevas que le permitan a tu empresa mostrarse con la fortaleza que en realidad tiene, que perder oportunidades por quedarte pensando ¿qué habría pasado si hubieras tomado la decisión de innovar?

Si quieres ver más de nuestro portafolio ingresa aquí.